Policías golpean a activista dentro de su casa en Michoacán

Sigue impune agresión policiaca contra activista en Michoacán

Feb. 05. 2019. 10:29
  |  
Rodrigo Caballero Díaz
Rodrigo Caballero Díaz
Compartir

Uruapan.- La agresión contra la defensora de Derechos Humanos, Rebeca Alfaro Madrigal, sigue impune a casi dos semanas de que elementos de la Policía Michoacán allanaron su casa y la golpearon a ella y a sus escoltas.

El martes 22 de enero de 2019, los oficiales llegaron en un operativo a la localidad de Betania, en el municipio de Uruapan, y sin ninguna orden de cateo entraron a la casa de Rebeca Alfaro por la parte trasera.

Rebeca aseguró que sin justificación alguna y con uso desmedido de la fuerza, los policías reventaron su domicilio en donde estaba en compañía de sus escoltas, quienes son elementos de la Policía Federal Ministerial.

Una veintena de policías estatales entraron a su hogar y sometieron a Rebeca y a sus tres escoltas, sin permitirles mostrar sus credenciales y sin importar que la mujer se identificó como activista.

“Eran como unos 20 de la Policía Michoacán, les pregunté que por qué me golpeaban, y me decía la mujer, ¡cállate perra!, te voy a seguir golpeando, ¿quieres que de verdad te golpee?; empecé a llorar, me metí a la cocina y le dije, no me golpees, soy víctima, es en serio, ellos son mis escoltas”, narró Rebeca.

La mujer dijo que, además de los golpes, los oficiales robaron dinero de su casa y la siguieron golpeando por varios minutos hasta que acabó el operativo y se retiraron del lugar.

Según informes policiacos, se trató de una acción en la que se detuvo a Isaías Alfaro Madrigal, hermano de Rebeca, a quien arrestaron con 2.3 kilos de marihuana pero luego salió libre por falta de elementos en su contra.

Sin embargo, Rebeca asegura que no había justificación para entrar a su casa, pues su hermano no vive ahí y, además, el uso excesivo de la fuerza y el robo de dinero fueron abusos que cometieron los oficiales durante el operativo.

La activista ya presentó denuncias correspondientes, sin embargo, hasta el momento no se ha hecho nada por ver quiénes fueron los policías responsables de la golpiza a la activista y a sus escoltas.

Rebeca se hizo activista en búsqueda de personas desaparecidas luego de que el 2 de octubre del 2013 sufrió la desaparición forzada de su hijo, Daniel Ramos Alfaro y luego de varias amenazas se integró al Mecanismo de Protección Federal.