Silvano lo logró

Ene. 25. 2020. 20:33
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media
Compartir en:

Por Luisa María Calderón H.

¿Recuerdas que en el año de 1986, con el gobierno de Cuauhtémoc Cárdenas, se presentó una iniciativa de ley de Educación para descentralizar la educación y hacer responsables a las entidades federativas por ella?

Esa iniciativa, discutida y dictaminada por el Congreso del estado, nunca fue publicada por el Ejecutivo estatal puesto que generó mucha polémica, no tanto en el sindicato de trabajadores de la educación, que entonces era una sola expresión, sino entre defensores de la libertad y los que defendían la laicidad de la educación.

Bien, poco más tarde sí se hizo la Reforma Educativa que tenía por objeto desarticular la gran fuerza del sindicato de maestros, que en ese entonces era el más grande y fuerte de toda América, liderado por Jongitud Barrios y luego heredado a Elba Esther Gordillo, quien, por cierto, después de haber sido encarcelada está hoy de vuelta, como de vuelta le han entregado sus bienes inexplicablemente adquiridos como maestra.

Pues bien, la educación está también de vuelta, por lo menos o ya hasta en la nómina de profesores estatales, en la federación.

El jueves 23 de enero, interrumpidos los noticieros del medio día, se nos dio a conocer que, por fin, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo LOGRÓ para Michoacán que la federación se haga cargo de nuevo de la nómina de los profesores estatales. Nómina que durante los últimos 20 años fue causa de desmanes en la ciudad, las carreteras, y especialmente en el transcurrir de los días de enseñanza en las escuelas de Michoacán.

¿Pero qué pasó estos 20 años que convirtieron las quincenas y fines de semestre en un calvario para profes y para los habitantes de esta ciudad, y los usuarios del tren; porque los profes impedían el paso por calles, oficinas, a veces bancos, vías de tren, y se suspendían cada jueves y domingo las clases para los chiquillos de esta entidad?

Bien, hay una dinámica de presión- apoyo desde los liderazgos magisteriales, para mantener su fuerza y la obediencia de miles y miles de maestros, vinculada también con los chicos traídos de la región rural a las escuelas normales, que sirvieron al gobierno cuando necesitaba presión, y que fueron exigiendo reciprocidades hasta lograr, empezando el siglo, la firma de “minutas”, esos acuerdos secretos pero escritos que se cuelan por aquí y por allá, en los que el gobierno se comprometía a varias cosas.

Cosas como: pase automático a los egresados de normal; muchos pagos fuera de presupuesto, compromisos incumplibles y que se convirtieron en una espiral que llevó a los gobiernos, especialmente de Lázaro Cárdenas y de Leonel Godoy, pasando por Fausto, a endeudar a Michoacán de manera irresponsable, y a dar tal fuerza a los sindicatos, hoy en la doble expresión: como el SNTE que presiona y negocia por un lado y con la fuerza de la CNTE, más beligerantes y menos cuidadosos de su labor de educar a miles de niños en las aulas de Michoacán.

Muchas plazas estatales surgieron de esas minutas; más profes que los requeridos según los estándares internacionales, pero cumpliendo minutas, fortaleciendo a los líderes de las normales, obligando a abrir espacios donde no son necesarios y dejar vacíos los necesarios pero difíciles, en las regiones de mayor pobreza.

Así, además de la deuda, creció la nómina de profes “estatales” contratados cumplimentando las minutas y haciendo impagable esa nómina en la que había maestros que no lo eran y ausencias que se pagaban.

El gobernador Silvano Aureoles dijo hasta aquí, y aprovechó una de las promesas de campaña del entonces candidato y le dijo: “llévese la nómina, que aquí no estamos dispuestos a más chantajes que hacen que la ciudad y la economía no funcionen, y además no podemos pagar”.

SE puso bravo, cumplió las condiciones que puso la federación, censó de profes reales, dio claridad en las cuentas (puedes abrir en redes esas cuentas y están a tu disposición), inventario de plazas ocupadas, vacías, duplicadas o triplicadas; puso a Frutis mano dura a hacerlo; sacrificó a Frutis y permitió cerrar la operación a Enrique Estrada Rodríguez como delegado para que fuera supervisando, que es el nuevo subsecretario y gente cercana a Andrés.

Cumplió con lo que le pidieron y finalmente el jueves, sin tener pretextos porque todo les cumplió, llegó el gran día.

Junto con los secretarios de educación y de hacienda federal, Silvano Aureoles logró la firma de un nuevo acuerdo educativo en el que la federación se hará cargo de esa nómina magisterial estatal, y con ello da fin a los 20 años de paros, tomas, suspensión de clases, endeudamientos, discrecionalidades en las minutas, y chantajes de líderes magisteriales que, a través del marchómetro tuvieron controlados a miles de profes en Michoacán, sin tomar en cuenta ni su capacidad, ni su responsabilidad o no por los niños en las escuelas..

Y aunque falta conocer la “letra chiquita”, ahora sí, por favor, y sin pretextos, ocúpense de acompañar a los pequeños estudiantes a aprehender las herramientas necesarias para enfrentar la competencia global y a tener un espacio que les de fuerza, reconocimiento, gana de desarrollarse y crecer íntegramente en este mundo que les toca enfrentar.

Compartir en: