Tribunal concede amparo a Lozoya y deja sin efecto resguardo de mansión

Sep. 10. 2020. 22:47
  |  
Sergio Lemus Calderón
Sergio Lemus Calderón

Un Tribunal Federal otorgó un amparo a Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), cuya sentencia ordena a la Fiscalía General de la República (FGR) dejar sin efecto el aseguramiento de la residencia del exfuncionario, ubicada en Lomas de Bezares de Ciudad de México.

La resolución, confirmada por magistrados del Tercer Tribunal Colegiado en materia penal de la Ciudad de México, deja sin efectos el acuerdo emitido por la FGR el 28 de mayo de 2019 tras la cual la casa de Lozoya en la alcaldía Miguel Hidalgo fue asegurada.

“Deje insubsistente el acto reclamado: dicte una nueva resolución purgando los vicios formales que le afectan”, señala el resolutivo notificado hoy a la juez Octavo de Distrito, lo que abre la posibilidad de que el inmueble no sea devuelto al exdirector de Pemex.

Aunque la FGR está obligada a cumplir la sentencia, solicitó a la juez una prórroga de 10 días para hacerlo, los cuales corren a partir de la notificación legal con la que se remite a las constancias que acrediten la ejecutoria de amparo.

Lozoya enfrenta su proceso en libertad condicionada y ahora podría recuperar su casa, presuntamente comprada con sobornos de la empresa Altos Hornos de México.

“La casa de Bezares”, como la refiere el propio exdirector, fue asegurada por la Fiscalía General de la República porque supuestamente fue adquirida en 2012 con recursos obtenidos por un pago realizado por Alonso Ancira, en respuesta a la promesa de compra de Agro Nitrogenados por parte de Pemex.

La FGR asegura que, con ese contrato, el exfuncionario produjo un quebranto a la paraestatal por 200 millones de dólares.

El dinero entregado por Ancira fue pagado a través de Tochos Holding, una compañía de Lozoya en la que aparecía como administradora su hermana Gilda y de las cuentas de la empresa salieron 34 millones de pesos para comprar la residencia a la señora María del Carmen Ampudia Cárdenas.

Compartir en: