UBER libre de ingresar a Michoacán sin permiso por aval de la SCJN

UBER libre de ingresar a Michoacán sin permiso por aval de la SCJN

Oct. 05. 2017. 11:25
  |  
Sergio Lemus Calderón
Sergio Lemus Calderón
Compartir

 

El pasado 22 de mayo de este mismo año,  la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) avaló que la empresa Uber puede trabajar en México y en los estados sin restricciones y sin concesiones, lo que revira las declaraciones de Antonio Lagunas, titular de la Comisión Coordinadora del Transporte (COCOTRA), porque los ministros consideraron que estos nuevos servicios es un acuerdo entre particulares y no es necesario exigirles los mismos requisitos con respecto a las empresas de taxis tradicionales en tener placas especiales y concesión.

 

Los ministros en esa fecha consideraron que  “no es hacer un comparativo entre el servicio que se presta mediante plataformas tecnológicas y el servicio de taxi; creo que se trata de dos conceptos distintos. Un Uber, Cabify o Lift no es un servicio de taxis”, dijo el ministro de la SCJN,  Eduardo Medina Mora Icaza, y que se puede corroborar en el Semanario Judicial de la Federación.

 

Los ministros del Pleno votaron a favor de separar estos dos tipos de servicio al momento de que se promovió una acción de inconstitucionalidad por una minoría del Congreso de Yucatán, en contra de la reforma a la Ley de Transporte en ese estado que establece requisitos especiales para el transporte de pasajeros que se ofrece en plataformas digitales.

 

El proyecto, elaborado por el ministro Alberto Pérez Dayán, argumentaba que era discriminatorio hacer diferencias entre los requisitos para los taxis y para los servicios que se ofrecen en estas plataformas.

 

“Vulnera el principio de igualdad, al establecer un trato diferenciado injustificado en relación con las condiciones en las que se debe prestar el servicio. Prevé otros requisitos ajenos al tópico de seguridad de los usuarios, tales como valor determinado de un vehículo, número mínimo de puertas, aire acondicionado y equipo de sonido”, apuntó el ministro Alberto Pérez Dayán.

 

Sin embargo, el resto de los ministros presentes durante la sesión no estuvo de acuerdo.

 

“Los taxis de alquiler que funcionan con una concesión, no se pueden equiparar, para mí, con el servicio que se presta con una plataforma electrónica. Claramente se busca que el servicio hecho por estas plataformas, sea un servicio de mayor calidad y en teoría de mayor seguridad”, dijo el ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea.

 

Por ello, la propuesta fue desechada y en la sesión de ese día 22 de mayo del presente año, se discutió si los requisitos establecidos para estos servicios de transporte están justificados o no, independiente de que sean distintos a los que se exigen a los taxistas.

 

Los ministros Margarita Luna Ramos y José Ramón Cossío Díaz no estuvieron presentes durante la sesión.

 

La resolución de la Corte permitió los siguientes puntos:

 

Uno de los primeros puntos que establece la Suprema Corte, es que se permita trabajar a los conductores de la UBER sin concesión porque es un servicio entre particulares, y que a diferencia de los taxistas convencionales estos prestan un servicios “público” con permiso del estado y en caso de incumplir con sus obligaciones o violar las leyes serían sancionados al respecto.

 

También se precisa que por medio de las plataformas digitales y con registró en Estados Unidos se puede prestar el servicio poniéndose de acuerdo con un particular que interactúa con las redes, mientras que en el caso del taxista este atiende en el cliente en el momento en que solicita la unidad en las calles o por teléfono, y las unidades deben establecer su nombre, logotipo e imagen institucional para prestar al servicio.