fbpx

El Chairo

Sep. 04. 2019. 16:13
  |  
Santiago Roel Rodríguez
Santiago Roel Rodríguez
Compartir

Con todo respeto, el chairo:

  • Se siente dueño de la crítica. 
  • Se siente con poder, pero en verdad lo que usa es la fuerza. 
  • No acepta crítica, ni la aceptará. 
  • Le salen los complejos y los odios añejos y oscuros. 
  • Su nivel de consciencia le impide razonar: Está enojado y seguirá estándolo. 
  • Nunca entendió lo que es una democracia y la labor de un ciudadano.

Tristemente, para él y para su país, siempre ha cedido su poder personal y lo sigue haciendo, en lugar de responsabilizarse por su propia vida y contribuir a la de su comunidad.

Si antes vociferaba contra el poder y se llenaba de clichés, hoy sigue haciéndolo contra los ciudadanos independientes, también con clichés, pues no tiene argumentos.

Fuente: Tenor Gif

Es su nueva identidad colectiva y como no tiene propia, se aferra a ella con pasión. No puede salirse del grupo porque solo, no sobrevive. Es manada y requiere pastor. Un pastor iracundo, como ellos.

Parece que son muchos, porque la ira es muy notoria, pero no es así.

Además quien no tiene equilibrio se derriba solo. El chairo es muy inseguro y por ello, suele gritar (escribe con MAYÚSCULAS) porque sabe que sus palabras no tienen poder.

No puede reír porque la risa tiene un nivel de consciencia muy alto, es la aceptación. No tiene sentido del humor. Burla y mofa, sí.

Hay chairos inteligentes y tontos, los inteligentes justifican mejor su posición, pero nunca la cuestionan. No es por falta de inteligencia, sino de nivel de consciencia, no tienen capacidad para cuestionarse.

Arriba de la ira está el orgullo, por ello, algunos, los menos vociferantes, se sienten muy orgullosos de pertenecer y ven a los demás desde su nuevo Olimpo. Ese no es mal nivel, porque un ligero tropiezo los puede ayudar a llegar al siguiente nivel, que es la valentía, y ahí sí, podrán retomar su poder personal, no dejarse engañar y dejar de estar culpando y ofendiendo a los demás.

Sin embargo, no apostaría mucho a eso y tampoco gastaría mi tiempo en ello. No es fácil subir de nivel de consciencia y quien finalmente puede hacerlo es la vida o las vidas, no ustedes.

Es mejor dirigirse a los no-chairos, esa gran masa de ciudadanos que saben cuando se les ha engañado y toman decisiones al respecto. Lleva tiempo, sean pacientes.

No gasten su tiempo en la chairada, para ellos no hay razones, solo emociones y de ellas, la ira es la que predomina.

Vean hacia los lados y convoquen. Es importante ofrecer alternativas a quienes sí tienen capacidad de entenderlas.

Tampoco acepten ofensas ni amenazas de los chairos. Usen el humor cuando puedan y si no, la firmeza. Manéjense desde el poder, no desde la fuerza.

Tenemos un sistema político frágil que requiere la defensa de todos. Ejerzan su libertad con gusto. Su voz es importante, pero no gasten su parque en urracas, diríjanla a cosas más relevantes.


Eleven su nivel de consciencia y con ello, el de los demás.


Santiago Roel R. es director de Semáforo Delictivo , un proyecto social ciudadano para la paz en México. Se alimenta de denuncias ciudadanas valientes y de esfuerzos de transparencia de autoridades responsables. Promueve el buen gobierno mediante la presión ciudadana organizada e informada.