fbpx
Has llegado al Infierno y el Diablo no eres tú.

Has llegado al Infierno y el Diablo no eres tú.

Jun. 03. 2019. 18:54
  |  
Santiago Roel Rodríguez
Santiago Roel Rodríguez
Compartir

Siempre hay un bully más bully que tú. Es el reflejo de ti mismo, pero mejorado y aumentado. Como decía Carlos Castañeda, es «tu pinche tirano»; el maestro que viene a enfrentarte a tus debilidades y cobardías, a tu inmensa necesidad de aplauso, a tu crueldad, a tu poca autoestima, a tu intolerancia, tu irracionalidad, tu falsedad, tus mentiras, tu engaño y tu demagogia.

Cuando enfrentas a ese bully más poderoso, te acobardas como lo que eres porque él tiene el don de verte tan transparente como lo eres; te encuera en un segundo. Eres débil, él lo sabe, tú lo sabes, y ahora, todos lo saben, y no hay salida.

Querrás ser su amigo, querrás buscar una salida digna, querrás lamerle las botas como esperas que tus subalternos te las laman a ti. Querrás tranquilizarlo, hacerlo aliado pero todo es en vano. El bully goza con tu sufrimiento, con tu confusión, con tu sumisión y se carga con la energía que tú le das.


Has llegado al infierno y el Diablo no eres tú. Surprise, surprise.

No es lo mismo atacar que ser atacado. No es lo mismo humillar que ser humillado.

Mientras te consume el fuego del temor y de la confusión tratas de pensar en alternativas pero nada te funciona.

Tendrías que ser honesto contigo mismo para salir del embrollo, tendrías que enfrentar tu propia Sombra y no tienes valentía ni energía para hacerlo. Tu afán de proteger tu ego te ha consumido toda la energía. Estás drenado.

Buscarás energía atacando a tus víctimas, pero no es suficiente. Este momento requiere otro tipo de energía, una más poderosa, la que deriva del poder interno y no la tienes, porque nunca has entendido que verdadero poder es interno, y tú siempre lo has buscado en el afuera.

Pues ahí en el afuera, hoy te enfrentas con lo que no puedes ni vencer ni engañar. Esa es tu nueva realidad. Toda tu imagen de ti mismo, todo lo que te habías construido con mentiras por tantos años, se derrumba en un segundo. Rezas desesperado como un niño para que tu suerte cambie, y el Diablo sonríe, y te responde con un tuit.

Santiago Roel, es Director de Semáforo Delictivo, un proyecto social ciudadano para la paz en México. Se alimenta de denuncias ciudadanas valientes y de esfuerzos de transparencia de autoridades responsables.