¡Qué nadie se atreva!

Nov. 19. 2019. 16:38
  |  
Redacción IDI Media
Redacción IDI Media

Que nadie se atreva a señalar las acciones que van en contra de la sociedad hechas por la presidenta morenista, Itzé Camacho y por su equipo de Protocolo y logística, Comunicación Social, así como de sus secuaces que se encuentran dispersos en los diferentes departamentos del ayuntamiento de Lázaro Cárdenas, Michoacán.

¡Qué nadie se atreva! a mencionar siquiera alguno de los cientos de errores que se han cometido en el presente gobierno municipal porque caerá en las garras del revanchismo del grupo de servidores públicos que aprovechando el manejo masivo de diversas páginas de Facebook en la región, así como de whatsapp de supuestas ventas, intentarán denigrar la imagen de los “atrevidos”.

Ya son varios casos los que se han presentado con este tipo de ataques hacia comunicadores locales, que basados en evidencias y denuncias ciudadanas han desempeñado su labor con toda la libertad que otorga la Constitución respecto a expresar los sucesos, así como el actuar muchos servidores públicos que actúan más como parte de un grupo criminal, que como lo que están cobrando: para servir al pueblo.

El poder ha nublado la mente de aquellos que de manera fortuita hoy son parte del gobierno local, para muchos su más grande sueño. Aquellos anhelos que ahora se cristalizan fueron transformados en odio, venganza, hacia quienes demandan una administración transparente, honesta, de resultados, tal como ellos lo hicieron con gobiernos de otros partidos en años anteriores y como debería ser para todos aquellos que están al frente de una administración de cualquier nivel.

Hoy está prohibido siquiera señalar que existen falta de servicios públicos en alguna colonia, que hay inconformidad por parte de algunos sectores, que abunda la inseguridad, baches, basura en las calles, que se utiliza mal el recurso público, o algún otro problema social porque entonces serás atacado por la red que han tejido esos que ahora cobran como funcionarios, que se dedican a vigilar las redes sociales para usurpar identidades, insultar, denigrar e incitar al odio.

Qué lamentable que quienes pusieron la esperanza en un gobierno mejor, que por primera vez apostaron por una mujer al frente de la autoridad municipal, sean víctimas de su propio rechazo. Se le olvidó a Camacho Zapain que alguna vez ella pidió apoyo a los medios de comunicación que ahora ataca para atraer la atención mientras hacía huelga de hambre para exigir liberaran a su padre, Desiderio Camacho Garibo, de la cárcel por haber sido acusado de malos manejos del recurso público durante el gobierno estatal de Leonel Godoy Rangel.

Una mujer que se ha dejado rodear por hienas para ser adulada, también le ha dejado demasiado poder aquellos que por el uso de redes sociales se sienten empoderados en busca e intimidar y sentir que controlan el pensamiento, actuar y decir del pueblo, de los que en su momento fueron votantes y ahora por exigir resultados son considerados enemigos. ¡Que nadie se atreva!

Compartir en: