Anuncia AMLO consulta para el tren Maya

Tren Maya, Consulta y Legitimidad

Ene. 03. 2019. 13:06
  |  
Idi Media Publicaciones
Idi Media Publicaciones
Compartir

Por: Raymundo Ortiz Martín del Campo

El día de la toma de protesta de AMLO como presidente, ese evento del zócalo donde hubo toda clase de espectáculos, pudimos observar una terrible pantomima y falsificación de las culturas originarias que le entregaron el bastón de mando al presidente. Ese símbolo fálico con un Quetzalcóatl teotihuacano tallado por mixtecos actuales.

En las redes sociales corrían la voz los pejezombies de que era el regreso del Dios Quetzalcóatl. ¿Es necesario recordar las fatídicas consecuencias que tuvo la última vez que creímos estar frente a Quetzalcóatl? En ese patético espectáculo un indígena se hincó con un crucifijo; era tan vergonzosa la escena que el propio AMLO se tuvo que hincar también para minimizar la humillación de su postrado adorador.

 Esos indígenas que aparecieron resultaron ser de una supuesta organización que dice representar a todos los pueblos Indígenas del País. Me di a la tarea de buscar a tal organización y resulta que no existe.Surgió ahí recalentada de los morenistas indígenas, esos sí existen y dicen representar a sus pueblos de origen. Me di, entonces, a la tarea de preguntar a las comunidades de Michoacán si en alguna asamblea habían acordado enviar algún representante y la respuesta fue negativa.

¿Qué pasó entonces? ¿Por qué la necesidad de esa apoteosis mesoamericana?

He aquí la que creo que es la respuesta: La elección de julio le otorgó a AMLO una legitimidad absoluta al obtener más de la mitad de los votos. Es la primera vez que un presidente tiene tanta aceptación, pero para él no es suficiente. Porque resulta que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y el Congreso Nacional Indígena (CNI), no se conformaron con la opción de izquierda que propone MORENA y desde sus inicios se han propuesto la construcción de otro mundo posible.

Ahora bien, el CNI y el EZLN sí fueron la parte indígena en los Acuerdos de San Andrés, por lo tanto son quienes tienen legitimidad histórica y real en esta materia. Y su postura de Izquierda es anticapitalista, mientras que la de AMLO es reformista.

AMLO que tiene una propuesta de desarrollo capitalista, como todas las de los presidentes anteriores, debe invertir en infraestructura; por lo tanto devastar selvas, montes, llenar de concreto y acero, y contribuir a esa cosa que llaman“progreso”, como todos los presidentes anteriores, porque es algo que el capitalismo necesita para existir y reproducirse.

La única diferencia es que ahora será sin corrupción. Pero resulta que desde hace muchos años el país ha venido con esos procesos de desarrollo.

Y los lugares donde aún no está todo destruido son en las comunidades indígenas. Entonces necesita entrar a las comunidades indígenas para meter trenes y destruirlo todo y entregarle al capitalismo recursos y ayudarle al comercio internacional a fluir por el istmo de Tehuantepec, por la península de Yucatán y por Chiapas.

Pero para hacerlo necesita una legitimación que ni las elecciones de julio podrían darle. Necesita legitimarse como tlatoani para entrar a despojar a las comunidades. Igual que los que lo hicieron hace quinientos años; predica al nuevo Dios, que ahora es el progreso y el desarrollo.

Por si no fuera poca la bula del zócalo, días después le “pidieron permiso a la madre tierra” haciendo otra ceremonia. Y los que la hicieron dicen que la madre tierra dijo que sí.Claro, la madre tierra ha de querer suicidarse. Solamente que AMLO ha olvidado que en materia indígena no basta decir “me canso ganso”, sino que hay que hacer forzosamente una consulta a los pueblos originarios que habiten el lugar, y esto por resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Esa consulta no se ha dado y probablemente AMLO no la haga, al cabo que sus chamanes en nómina(nómina austera) ya le dijeron que puede hacer el tren, que la madre tierra ya habló.

De cualquier manera,antes de que las comunidades exijan su derecho a la consulta las comunidades indígenas que conforman al EZLN ya manifestaron su rechazo al tren maya. Aquí la evidente cuestión es que esas comunidades tienen mucha más legitimación para opinar que AMLO, sus chamanes, o la hordas de pejezombies en Facebook. Y esto es por la sencilla razón de que son suyos los terrenos por lo que pasará el tren y es esa la selva en la que han vivido, la que heredaron de los primeros mayas desde hace miles de años, y  la que han defendido desde hace 500 años como pueblos originarios y desde hace 25 años como ejercito clandestino.

Yo no sé mucho de trenes y selvas pero le creo más a lo que digan los que ahí viven. Esperemos la consulta legal y no la que AMLO hace dirigida a sus irreflexivos seguidores.